Tu actividad
reciente
!

Herramienta del historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para intentar facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimas llantas vistos

Últimos puntos de venta vistos

Últimas búsquedas

Encuentra tu llanta MICHELIN Utilizá el Buscador de llanta para encontrar la llanta adecuado
ej. PEUGEOT 206 2009 1.4 X-DESIGN

Preguntas frecuentes

Las preguntas frecuentes de Michelin proporcionan respuestas a muchas preguntas frecuentes acerca de nuestra empresa y nuestras llantas

Información técnica y definiciones

Se recomienda que el índice de velocidad sea igual o mayor que el de la llanta original. Si se selecciona una llanta de menor índice de velocidad, la velocidad máxima del vehículo queda limitada a la del índice de velocidad inferior seleccionado. Se debe informar al cliente acerca de la nueva restricción de velocidad.
Las llantas de distintas designaciones de tamaño, construcciones y etapas de desgaste pueden afectar el manejo y la estabilidad del vehículo. Para lograr el mejor desempeño desde todo punto de vista, se recomienda que todos las llantas sean de igual tamaño, construcción (radial, no radial) e índice de velocidad. Si se colocan en un vehículo llantas de distintos índices de velocidad, es preciso que los de un mismo eje sean de igual tamaño, tipo e índice de velocidad. Las llantas cuyo índice sea menor serán el factor determinante de la velocidad admisible del vehículo en relación con las llantas. Nunca se debe mezclar llantas radiales con llantas de estructura diagonal en el mismo eje. Solicita a tu distribuidor datos específicos
Evita utilizar llantas usados: nunca se sabe a qué peligros y abusos estuvo expuesto uno de segunda mano. Los daños internos pueden provocar una rotura peligrosa de la llanta.

Recuerda: el uso de llantas más grandes debe hacerse con precaución. Cuando cambies las llantas por las designaciones de tamaños opcionales, verifica las recomendaciones del fabricante del vehículo (las encontrará en el manual del vehículo o en el sticker de la puerta). No siempre es posible intercambiarlos debido a la diferencia en la capacidad de carga, la medida de las llantas, la holgura en el hueco para la rueda y el tamaño del rin.

No obstante, si nos proporciona el tamaño de la llanta de equipo original y el tamaño de la llanta que desea colocar, podemos darle las especificaciones de la llanta a cambiar.

Si necesitas ayuda para encontrar un punto de venta participante, consulte las páginas amarillas del directorio telefónico local o vaya al buscador de puntos de ventas en nuestro sitio web.

El rango de amplitud del rin es de suma importancia. Este rango representa los anchos adecuados del rin que ayudarán al conjunto de la llanta y rueda a lograr su potencial de desempeño. Para lograr el mejor equilibrio entre el comfort del viaje, el manejo y el desgaste de la banda de rodamiento, selecciona un ancho del rin  en un punto medio de la gama del fabricante.

Para mejorar la tracción en las curvas y la reacción en el manejo, selecciona una llanta del ancho máximo recomendado o cercano a este. A mayor ancho de la llanta, más recto el flanco y más ágil la reacción en el manejo. Por el contrario, si usas una llanta cuyo ancho está más cerca del límite inferior del rango, la llanta se hincha o infla y se reduce la reacción de la dirección.

Consulta en nuestro sitio web las especificaciones de las llantas.

El flanco de la llanta contiene información necesaria para su seguridad y la de su cliente. Saber leer las inscripciones de los flancos te permitirá entender mejor el desempeño de cada llanta. También te brindará información al colocar la llanta y hacer el mantenimiento.
En la actualidad, existen tres sistemas primarios de medición para las llantas para paseo: P-métrico, euro-métrico y milimétrico. Todos estos sistemas evolucionaron a partir del primer sistema de medición del tamaño de la llanta —el numérico—, ahora obsoleto. Se desarrolló cuando todos las llantas tenían la misma relación de aspecto, e indicaba solo el ancho nominal de la sección transversal de la llanta y el diámetro del rin en pulgadas. A continuación se presentan ejemplos que identifican los tres sistemas de medición más comunes en la actualidad.
Se concibió el sistema de medición P-métrico para estar más alineados con el sistema europeo. Brinda una mejor descripción del tamaño de la llanta. Ve los ejemplos a continuación.
Básicamente, este sistema es una conversión del sistema numérico, de pulgadas a milímetros. La relación de aspecto aparece en la designación de los tamaños en la mayoría de los casos en los que no es 82.
La determinación del tamaño de las llantas para camionetas tiene en cuenta los requisitos de desempeño del vehículo y de las llantas. Las llantas para camionetas han evolucionado de la mano de la expansión de las aplicaciones para camiones y utilitarios, que se han convertido en vehículos multipropósito que usamos para el trabajo, el tiempo libre o como vehículos de paseo. Existen tres sistemas principales de medida de llantas para camionetas: sistema métrico, sistema de flotación y sistema numérico para camionetas.
Este sistema de medida refleja el sistema P-métrico para las llantas de los vehículos de paseo.
Las llantas de flotación alta para camionetas han evolucionado desde que las llantas de menor relación de aspecto se generalizaron en las camionetas. La combinación de relaciones de aspecto menores con flotación alta aportó una mejor tracción en la arena y los suelos blandos en situaciones de todo terreno.
La utilización de este antiguo sistema aún está muy generalizada, principalmente en los vehículos comerciales.

DOT significa que la llanta cumple con las normas de seguridad en materia de llantas del Departamento de Transporte de los Estados Unidos, y que está aprobado para uso en rutas.

Ejemplo:
DOT M5H3 459X 065

Los primeros dos dígitos después de “DOT” designan al fabricante de las llantas y al código de la planta. El tercer y el cuarto carácter denotan el tamaño de la llanta. Los caracteres quinto, sexto, séptimo y octavo (opcionales) identifican la marca y otras características significativas de la llanta. El noveno y el décimo denotan la semana en la que se fabricó la llanta. El o los número/s final/es significan el año de fabricación.

En las llantas Michelin, las marcas DOT en relación a la semana y al año de producción presentan un símbolo adicional correspondiente a la década de 1990. Se presenta como un triángulo después de los últimos tres números.

EJEMPLO: 065
Designaría la 6ª semana de 1995.

A partir del año 2000, se añadió un dígito extra al número de serie, para que el año de producción tuviera dos dígitos.

DOT BEHY TTLX 0800
El dígito noveno &y el décimo indican la semana de fabricación, mientras que el 00 indica el año 2000.
Se monta la llanta en el ancho de rin correspondiente, tal como lo identifica la T&RA (asociación de neumáticos y rines)& o la ETRTO (Organización Técnica Europea de Neumáticos y Rines)&, y luego se infla a 1,8 bares (26 psi). Se extiende una cinta métrica calibrada alrededor de la circunferencia de la llanta, en el centro de la banda de rodamiento (que representa el diámetro total más grande). Luego se divide esta medida de la circunferencia por la constante matemática conocida como pi (3,14126...) para calcular el diámetro.
Nunca excedas los límites de transporte de carga estampados en el flanco de las llantas ni el límite máximo de carga sobre el eje del vehículo que aparece en la información de la llanta, el que fuere menor. La sobrecarga genera un exceso de calor en la llanta y podría ocasionar su rotura.
Las llantas sin presión están diseñados para funcionar durante un periodo limitado con poca o ninguna presión de inflado sin causar daño en la carcasa de la llanta. Para obtener los beneficios de la presión cero, las llantas deben estar montados en las ruedas adecuadas y éstas dotadas de un sistema de alerta de baja presión de inflado de las llantas que estén en servicio y aprobados por Michelin.

Si no hay instrucciones relativas a la mezcla de las llantas en el manual del propietario del vehículo, sigue las directrices que se detallan a continuación:

  • No mezcles llantas de diferentes tamaños. Las cuatro llantas deben estar identificados con el mismo tamaño.
  • No mezcles llantas radiales con no radiales. Los cuatro deben ser radiales o no radiales.
  • Comprueba que las medidas de la circunferencia exterior de las cuatro llantas no difieran más de 1 pulgada (25 mm) entre sí.
  • No mezcles tipos de dibujos de la banda de rodamiento, tales como para todo terreno.

Las llantas con dibujos direccionales deben colocarse de modo que el sentido primario de rotación coincida con las flechas direccionales del flanco de la llanta. Si las cuatro llantas son del mismo tamaño, es posible rotar los neumáticos direccionales de adelante hacia atrás.

Las llantas con dibujos asimétricos y direccionales exigen mantener la posición de la izquierda y la derecha. Las inscripciones del flanco de la llanta identifican el lateral del vehículo y el sentido primario de rotación de la llanta. Si las cuatro llantas son del mismo tamaño, es posible rotarlos de adelante hacia atrás.

Las llantas de medida P-métrica son los que presentan la “P” al comienzo de la indicación del tamaño (como P215/65R16). Se introdujeron las medidas P-métricas en los Estados Unidos a fines de la década del 70, y se las instaló en los vehículos utilizados principalmente para el transporte de pasajeros, como automóviles, camionetas, SUV e incluso camionetas de carga ligera. Su capacidad de carga se basa en una fórmula de ingeniería que toma en cuenta su tamaño físico (el volumen de espacio disponible para el aire dentro de la llanta) y la cantidad de presión de inflado (cuánto se comprimen las moléculas de aire). Puesto que todas las medidas P-métricas se basan en la fórmula para la carga, los fabricantes de vehículos pueden diseñar sus vehículos nuevos (los pesos y las dimensiones de la cavidad para la rueda) en torno a las medidas de las llantas existentes, o bien en torno a los nuevos. Las llantas de medidas métricas o euro-métricas son aquellos que no incluyen la “P” al comienzo (como 215/65R16). El empleo de las dimensiones métricas para reflejar el ancho de la llanta comenzó a difundirse en Europa a fines de la década del 60. Sin embargo, puesto que con el tiempo se han incorporado las medidas euro-métricas según los requisitos de carga y de dimensiones de los nuevos vehículos, los fabricantes de llantas diseñaron muchos tamaños nuevos de llantas y capacidades de carga en torno a las necesidades de los nuevos vehículos. No es algo tan uniforme como crear tamaños partiendo de una fórmula, pero se logró el objetivo. Las llantas euro-métricos y P-métricos del mismo tamaño (es decir, P215/65R16 y 215/65R16) son equivalentes en dimensiones pero presentan leves diferencias en materia de cálculo de su capacidad de carga y tablas de presión de inflado.
El patinaje excesivo de las ruedas al liberar un vehículo de la arena, el barro, la nieve, la gravilla, el hielo o las superficies mojadas puede provocar el pinchazo de las llantas y causar graves lesiones personales o daños al vehículo. No superes los 55 km/h, tal como indica el velocímetro. No se pare cerca ni detrás de una llanta que gira a alta velocidad al empujar un vehículo atascado.
El índice de velocidad de la llanta indica la categoría de velocidad (o el rango de velocidades) en la cual la llanta puede transportar una carga en las condiciones de servicio especificadas. El sistema de índice de velocidad utilizado en la actualidad surgió en Europa en respuesta a la necesidad de clasificar las llantas según velocidades normalizadas. La letra de la A a la Z simboliza el índice de velocidad certificado de la llanta, que varía de 5 km/h a más de 300 km/h.
Velocidad Símbolo Velocidad (km/h)
L 120
M 130
N 140
P 150
Q 160
R 170
S 180
T 190
U 200
H 210
V 240
W ZR 270
Y 300
(Y) Más de 300

 
Velocidad Símbolo
Velocidad (millas/h)
L 75
M 81
N 87
P 94
Q 100
R 106
S 112
T 118
U 124
H 130
V 149
W 168
Y 186
(Y) Más de 186
(Consulte con el fabricante de los neumáticos)
El símbolo “DOT” certifica que el fabricante cumple con las normas de seguridad en materia de llantas del Departamento de Transporte de los Estados Unidos. Las llantas fabricados para ser utilizados en Estados Unidos presentan el número de serie DOT completo en un flanco cerca al rin. Aparece un número de serie DOT parcial del otro costado de la llanta.
Marca del neumático
Barro+Nieve
Símbolo de aptitud para condiciones severas de nieve
Símbolo de aprobación del equipamiento original
(se muestra en un Porsche)
Línea de neumáticos
Cumplimiento internacional (se muestra para la CEPE)
Cumplimiento de U.S.D.O.T seguido por el número de identificación del neumático
Marcado norteamericano de carga y presión
Designación del tamaño del neumático (se muestra la euro-métrica)
Descripción del servicio (índice de carga y velocidad)
Materiales de construcción de los neumáticos
Clasificación UTQG
Tipo de construcción
Para obtener más información acerca de la Tweel, visita www.michelinmedia.com. No podrás descargar imágenes de alta resolución porque están reservadas para la prensa, pero sí encontrarás la información que buscas.

Cuidado y mantenimiento de las llantas

Jamás intentes colocar tus propias llantas. El montaje de las llantas es una tarea para quienes cuentan con el equipo y la experiencia necesarios. Si intentas hacerlo tú mismo, corres el riesgo de lesionarte de gravedad y dañar la llanta y el rin.

Te recomendamos utilizar un cepillo blando y jabón suave para limpiar las llantas. Los abrillantadores de llantas que contienen productos derivados del petróleo o alcohol pueden acelerar el proceso de envejecimiento y contribuir a la aparición de fisuras.

Michelin no aprueba el uso de acondicionadores comerciales. No se conocen los posibles efectos de esos productos, puesto que sería imposible realizar ensayos con todo lo que ofrece el mercado actualmente.

Sí. A continuación se presentan varias sugerencias para ayudarle a prolongar la vida útil de tus llantas:

  • No manejes a alta velocidad. Las altas velocidades pueden generar un exceso de calor, lo que puede acelerar el ritmo de desgaste de las llantas. Maneja respetando el límite de velocidad legal y seguro.
  • Evita los giros rápidos en las curvas y en esquinas.
  • Evita los arranques rápidos y las paradas por pánico.
  • No te subas al cordón de la berma ni conduzcas sobre cunetas, baches, ni demás obstáculos.
Las llantas nuevas no necesitan ningún tratamiento especial. No obstante, maneja con cuidado mientras te acostumbras a ellos. Puedes sentir la diferencia al acelerar, frenar, doblar o quizá al manejar en piso mojado.

PATRONES PREFERIDOS DE ROTACIÓN DE LLANTAS
Camionetas & para paseo y todo terreno

Vehículos & con tracción trasera
y todo terreno

txt

Delantera

Vehículos con
tracción delantera

txt

 

PATRONES DE ROTACIÓN DE DOS RUEDAS

Vehículos & con tracción trasera
y todo terreno

txt

Delantera

Vehículos con
tracción delantera

txt

Cada llanta lleva impreso el número reglamentario del Departamento de Transporte (DOT) al menos en uno de sus flancos. Ese número empieza con las letras “DOT” y puede contener hasta 12 números y letras adicionales.

El primero y el último dígito son los más importantes:

  • Las primeras dos letras o números identifican al fabricante de la llanta y el código de la planta.
  • Previo al año 2000, los últimos 3 dígitos del número DOT representaban la semana (2 dígitos) y el año (1 dígito) de producción. Entonces, si los últimos tres dígitos son 439, la llanta fue fabricada la semana 43 de 1999.
  • Las llantas manufacturados con posterioridad al 1º de enero de 2000 presentan un código de fecha de 4 dígitos al final del número DOT. Los primeros 2 dígitos representan la semana de producción y los 2 últimos representan los últimos 2 dígitos del año de producción. Así es que 3500 indica que la llanta fue fabricado la semana 35 del año 2000.
Si bien no es necesario hacerlo para el uso seguro y eficaz de la llanta, quizá debas retirarla por una cuestión de estética. La etiqueta del código de barras, cuyo tamaño es 16 x 40 mm y está situada en el flanco inferior, puede ser difícil de retirar de algunas llantas. Infórmale al distribuidor que es posible facilitar la remoción de la etiqueta aplicando en un hisopo de algodón una pequeña cantidad de diluyente (alcoholes minerales) a la etiqueta en una llanta INFLADA y MONTADA. Luego, haz palanca suavemente debajo del centro de la etiqueta con un destornillador plano para quitarla. El distribuidor debe hacerlo lenta y cuidadosamente para no dañar la llanta. Una vez retirada la etiqueta con este procedimiento, debe inspeccionarse la llanta con atención.  Estamos perfeccionando una etiqueta de código de barras fácil de retirar. Mientras tanto, el procedimiento anterior ofrece un método eficaz para eliminar la etiqueta de código de barras “obstinada” ocasional de las llantas si fuera necesario.

Las llantas bien cuidados le garantizan un viaje más cómodo y una mayor vida útil de la banda de rodamiento. Entonces:

  • Controla la presión de las llantas todos los meses con un manómetro (dejando transcurrir al menos tres horas después de manejar y asegurándote de que las llantas estén fríos).
  • Controla regularmente que las llantas no tengan cortes, enganches, pinchazos, daños de otro tipo ni desgaste irregular.
  • Al primer signo de desgaste irregular, haz revisar la alineación.
  • Comprueba que las llantas estén balanceadas al montarlos.
  • Rota las llantas siguiendo el cronograma indicado en el manual del propietario del vehículo o según exija la garantía del fabricante de las llantas.

No entregamos una garantía escrita de kilometraje de las llantas que vienen como equipamiento original. Debido a la variedad de estilos, características de construcción, compuestos de la banda de rodamiento, usos del vehículo, condiciones geográficas y hábitos de manejo, es difícil proporcionar una expectativa específica de kilometraje.

No obstante, siempre debes plantear toda inquietud por el desgaste de las llantas a sus distribuidores locales autorizados, para una evaluación más exhaustiva.

Muchos de nuestros puntos de ventas autorizados ofrecen garantías específicas de kilometraje sobre varias líneas de llantas que se venden como repuestos, incluso algunos que se utilizan como equipo original. Se administran estas garantías según la verificación que realizan los puntos de venta revendedores del mantenimiento adecuado de las llantas.

Son muchos los factores que pueden afectar la vida útil de la banda de rodamiento de las llantas, como ser:

  • Los compuestos de la banda de rodamiento
  • Las características de construcción
  • El uso al que está destinado el vehículo
  • El mantenimiento de las llantas
  • Las condiciones geográficas
  • Las condiciones atmosféricas
  • Los hábitos de manejo
  • Y más

Por eso es imposible predecir el kilometraje exacto. Ten especial cuidado al frenar, acelerar, doblar, etc. para prolongar la vida útil de las llantas. (Tener llantas con la tecnología Michelin tampoco está de más). Si tienes dudas sobre el índice de desgaste de tus llantas, consulta con el revendedor Michelin local autorizado.

Las llantas deben almacenarse en un sitio fresco, fuera del alcance de la luz directa del sol, las fuentes de calor y ozono como las tuberías calientes y los generadores eléctricos. La exposición a estos elementos por períodos prolongados agota los protectores atmosféricos y antioxidantes dentro de los compuestos de la goma, lo que se traduce en agrietamiento. Controla que las superficies sobre las cuales se guardan las llantas que estén limpias, libres de grasa, gasolina u otras substancias que podrían deteriorar la goma.
Si la llanta pierde toda ―o casi toda― la presión de inflado, debes retirarlo de la rueda para realizar una inspección interna total y comprobar que no se haya dañado. Manejar con las llantas pinchados incluso en distancias cortas suele provocarles un daño irreparable. La mayoría de los pinchazos, agujeros producidos por clavos o cortes de hasta 1/4 de pulgada ―limitados a la banda de rodamiento― pueden ser reparados satisfactoriamente por personal capacitado siguiendo los métodos aprobados del sector. No repares las llantas que tengan pinchazos en la banda de rodamiento que superan 1/4 de pulgada ni cualquier tamaño de pinchazo en los flancos. Tampoco repares las llantas que estén desgastados de forma que la profundidad de las ranuras del dibujo de la banda de rodamiento sea inferior a 1/16 de pulgada (1,6 mm). Conviene asegurarse de que la llanta de auxilio esté siempre en condiciones de ser usado. Controle regularmente la presión de inflado y asegúrate de que se encuentre en buen estado. Si su vehículo está equipado con uno de los varios tipos de llantas de auxilio temporarios, verifique en el flanco la presión correcta de inflado y las limitaciones de velocidad y kilometraje. Deja en manos de tu distribuidor la reparación experta de la llanta.
Es necesario rodarlas unos cientos de kilómetros en rutas secas para liberar la banda de rodamiento de las sustancias separadoras y los antioxidantes aplicados durante la producción. Recién una vez raspado un poco el dibujo podrás sentir la potencia real de agarre de la llanta.
Los indicadores del desgaste de la banda de rodamiento (“barras de desgaste”) se encuentran ubicados en el fondo de las ranuras principales y están distribuidos equidistantes entre sí por todo la llanta. Los indicadores de desgaste de la llanta, que tienen el aspecto de franjas angostas de goma lisa que atraviesan la banda de rodamiento, aparecen en la llanta al llegar a ese punto de desgaste. Cuando veas estas barras de desgaste, significa que la llanta está gastado y es momento de cambiarlo. Retira siempre de uso las llantas cuando la profundidad restante del dibujo sea de dos treintaidosavos de pulgada (2/32" o 1,6 mm).
No elijas nunca un tamaño inferior al de las llantas que vinieron con el auto. Siempre deben cambiarse las llantas por otros de idéntica designación de tamaño -—o alternativas aprobadas— tal como recomienda el fabricante del vehículo o el distribuidor autorizado.
El balanceo adecuado es fundamental para el óptimo desempeño del vehículo, en especial debido a que las velocidades actuales son más altas. Cuando el conjunto de la llanta y el rin, puede producirse una vibración a raíz del “shimmy” (sacudidas de lado a lado) o del rebote vertical del conjunto. Por ello, es importante que estos conjuntos estén en equilibrio estático y dinámico.
Al instalar una llanta de un tamaño distinto al del equipamiento original, deben respetarse todas las especificaciones del fabricante del vehículo. La llanta de repuesto debe inflarse de forma tal de lograr la misma capacidad de carga que el tamaño de la llanta original a la presión recomendada por el fabricante. Comunícate con uno de nuestros representantes del servicio de atención al cliente para determinar la presión correcta para el tamaño de la llanta opcional que está instalando o visite a tu revendedor de llantas local para que te asista.
Se dice que un vehículo está bien alineado cuando todos los componentes de la suspensión y dirección están en buen estado y cuando los conjuntos de la llanta y el rin funcionan rectos y precisos. Es necesaria una correcta alineación para que el desgaste de la banda de rodamiento sea parejo y la dirección sea precisa. El desgaste desparejo de las llantas delanteros o traseros o los cambios en el manejo del vehículo o en la respuesta de la dirección (es decir, si tira hacia uno de los lados) pueden indicar una falta de alineación. Actualmente, muchos vehículos están equipados con suspensiones traseras que permiten realizar ajustes para alinearlas. Tu vehículo puede necesitar una alineación “del tren delantero” o de las “cuatro ruedas”, según los síntomas que tenga. El costo moderado que representa hacer alinear el vehículo se compensa con creces en materia de los kilómetros recorridos con las llantas, el desempeño y el comfort.

El fabricante del vehículo selecciona el tamaño y el tipode llantas para sus vehículos. Realiza los ensayos necesarios para determinar la presión de inflado óptima de las llantas de trabajo, que se encuentran en la información del vehículo (situada en el interior de la puerta del conductor) y en el manual del propietario del vehículo.

Si las llantas del vehículo son del mismo tamaño que los originales, debes inflarlos a las presiones indicadas en la información.

Si el tamaño de las llantas es distinto del indicado en la información, comunícate con nosotros telefónicamente o por correo electrónico para que te indiquemos la presión recomendada. Deberás proporcionarnos los siguientes datos que figuran en la información sobre las llantas:

  • tamaño de la llanta original
  • la presión de inflado indicada por el fabricante del vehículo.
Si bien en el caso de la mayoría de las llantas hay que cambiarlos antes de que lleguen a los 10 años, se recomienda reemplazar cualquier llanta con 10 años de servicio o más desde la fecha de fabricación ―incluidos las llantas de repuesto― como medida de precaución incluso si las llantas parecen utilizables e incluso si no llegaron al límite del desgaste permitido.

SOLAMENTE se permite una presión de inflado menor para mejorar la flotación si la llanta mantiene una capacidad de carga a esa presión reducida. La presión mínima recomendada para las llantas de vehículos de pasajeros o camionetas es de 20 psi. Es posible utilizar presiones inferiores a las 20 psi fuera de la ruta, si las velocidades no llegan a los 25 km/h y si la llanta conserva la capacidad de carga a una presión reducida. 

La mejor recomendación para el uso en rutas es respetar la presión de inflado especificada por el fabricante del vehículo, que se encuentra en el manual del propietario o en la pegatina del interior de la puerta del conductor.

Al instalar una llanta de un tamaño distinto al del equipamiento original, se debe inflar la llanta de repuesto de forma tal de lograr la misma capacidad de carga que el tamaño de la llanta original a una presión recomendada por el fabricante.

El nitrógeno es un gas inerte. Sencillamente, es aire seco al que se le extrajo el oxígeno (el aire contiene casi 79% de nitrógeno). Las propiedades físicas del nitrógeno reducen la pérdida de presión debido a la permeabilidad natural de los materiales de la llanta. Lamentablemente, hay otras causas posibles de fugas  que impiden garantizar que se conserve la presión inflando de las llantas con aire o nitrógeno. Las llantas fabricados por Michelin están diseñados para dar el rendimiento esperado cuando se inflan con aire o nitrógeno, mientras el usuario respete las presiones recomendadas por el fabricante del vehículo en la información que figura en el interior de la puerta del conductor o por el fabricante de las llantas. Sin importar si están inflados con aire o nitrógeno, es fundamental mantener la presión constante porque si están menos inflados de lo debido, se traduce en:

  • una reducción de la adherencia a la ruta
  • una reducción de la capacidad de tracción en superficie húmeda
  • una mayor sensibilidad a los peligros de la ruta
  • una reducción de la vida útil de la banda de rodamiento
  • un aumento del consumo de combustible
  • una reducción de la vida útil de la llanta debido al calor excesivo causado por la excesiva deformación
Además de realizar un mantenimiento periódico, también debes prestar atención a los problemas potenciales que podrían afectar las llantas. Las inspecciones periódicas pueden ayudarte a evitar problemas en las llantas y permitirte desplazarte por la ruta de forma segura.
Puede ser más desgaste de un borde de la banda que de la otra, un patrón ondulado de desgaste alto y bajo, o el alambre de acero expuesto. Algunos de los problemas que pueden ocasionar un desgaste desparejo son el inflado insuficiente, la desalineación y el balanceo incorrecto.
Busca la presencia de piedritas, trozos de vidrio, de metal y otros objetos extraños incrustados en la banda de rodamiento y extráigalos con cuidado. Pueden causar problemas graves si se incrustan aún más en la llanta al manejar

Daños tales como fisuras, cortes, perforaciones, pinchazos y protuberancias en la banda de rodamiento o en los costados de las llantas pueden ser indicios de problemas graves y quizá sea necesario cambiar la llanta.

Fugas lentas. Las llantas pierden presión de inflado (alrededor de 2 psi) en el transcurso de un mes aproximadamente, pero si descubre que debe darles aire cada varios días, haga revisar la llanta, el rin y la válvula y de ser necesario, repare o reemplace la llanta.

La tapita del vástago de la válvula de la llanta impide la entrada de la humedad y el polvo; controla que estén presentes en todas las llantas. Asimismo, al cambiar una llanta, haz colocar también un nuevo conjunto de vástago de válvula.

Manejar con llantas dañados puede resultar peligroso. Si durante la inspección observas algo que le genera dudas, pídele al punto de venta que lo examine. Siempre que observes daños, no sigas manejando con esas llantas: utiliza la de repuestos si necesita ir a algún lado. Y, por último, presta atención a la sensación que le generan las llantas al manejar. Una marcha incómoda puede indicar daños o un desgaste excesivo de las llantas. Si observas vibraciones u otras alteraciones al manejar, y/o sospechas que puedan tener algún daño las llantas o el vehículo, reduce la velocidad de inmediato, maneja con precaución hasta que pueda dejar la ruta de forma segura y detenerse, e inspecciona las llantas. Si tienes una llanta dañada, desínflalo y cámbialo por la de repuesto. Si no observas daño alguno ni puedes identificar la fuente de la vibración, lleva el vehículo a un punto de ventas de llantas para una inspección exhaustiva.

Debe controlarse la presión de inflado de las llantas —incluso la de repuesto— al menos en forma mensual y siempre antes de manejar largos trechos. La inspección debe hacerse cuando las llantas estén fríos (como mínimo tres horas después de haber detenido el vehículo y antes de recorrer un par de kilómetros). No reduzcas la presión con las llantas en caliente; utilice un manómetro exacto para verificar la presión y mantenerla al nivel recomendado en la información del vehículo o en el manual del propietario del vehículo. Si las llantas están menos inflados, se flexionan y acumulan calor al punto de que puede causar la rotura de la llanta. Tanto inflar en exceso como a un nivel insuficiente puede perjudicar el manejo del vehículo. La presión de las llantas no debe nunca superar el límite descrito en el flanco.

Si bien en el caso de la mayoría de las llantas hay que cambiarlos antes de que lleguen a los 10 años, se recomienda reemplazar cualquier llanta con 10 años de servicio o más desde la fecha de fabricación ―incluidos las llantas de repuesto― como medida de precaución incluso si las llantas parecen utilizables e incluso si no llegaron al límite del desgaste permitido.

En el caso de las llantas que son parte del equipamiento original del vehículo (es decir, que traía el vehículo cuando la persona lo adquirió nuevo), se debe seguir las recomendaciones de cambio de llantas del fabricante del vehículo, en caso de existir (pero no deben superar los 10 años).

La fecha de fabricación de la llanta figura en el flanco de las llantas. El usuario debe buscar en la llanta el código del Departamento de Transporte o DOT, que comienza por DOT y termina con la semana y el año de fabricación. Por ejemplo, un código DOT que termina en “2204” indica que se fabricó la vigésimo segunda semana (mayo) de 2004.

Debe cambiarlas el personal capacitado cuando queden 2/32 de pulgada (1,6 mm) de profundidad del dibujo de la banda de rodamiento, tal como señalan los indicadores de desgaste moldeados en las ranuras del dibujo. Utilizar llantas gastados aumenta las probabilidades de rotura de la llanta y en superficie mojada puede provocar la pérdida repentina de tracción.

Michelin recomienda cambiar las cuatro llantas al mismo tiempo; sin embargo, si cambia solo dos, los nuevos deben ser del mismo &tamaño y tipo que los actuales y que el distribuidor instale los nuevos en el eje trasero del vehículo. Haz clic aquí para más información.

¿Por qué se deben instalar los 2 llantas nuevos en el eje trasero?

  • Las llantas nuevas brindan un mejor agarre en superficies húmedas que los desgastados.
  • Ayuda a reducir el potencial derrape del vehículo y la pérdida de estabilidad en piso mojado

Es posible utilizar llantas del tamaño y del dibujo de la banda de rodamiento originalmente provistos en su vehículo en otros vehículos, algunos de los cuales son más pesados que otros, lo que exige más presión de inflado para la capacidad de carga adicional.

La presión máxima indicada en el flanco de la llanta es la presión máxima que debe darse a la llanta. El fabricante del vehículo ha determinado la presión de inflado adecuada para el uso al que está destinado el vehículo, según el peso de este, para garantizar los mejores resultados en cuanto al comfort de la marcha, el desgaste de la banda de rodamiento, el desempeño, etc. Para fines tales como remolque, tracción, acarreo, etc., la presión de inflado debe aumentar en consecuencia.

Cambio de llantas

Si se colocan en un vehículo llantas de distintos índices de velocidad, los de menor índice deben instalarse en el eje delantero. Esto es para evitar una posible situación de  sobreviraje . Puede verse afectado el manejo del vehículo y su capacidad de velocidad ahora está limitada a la llanta de menor índice de velocidad.

Para lograr un desempeño óptimo en todo sentido, debe utilizarse el mismo tipo de llantas en las cuatro ruedas. Las llantas de distintas designaciones de tamaño, construcciones y etapas de desgaste pueden afectar el manejo y la estabilidad del vehículo. NOTA: Algunos vehículos vienen intencionalmente con llantas de distintos tamaños en el eje delantero y en el trasero.

En el caso de los vehículos todoterreno, si no hay instrucciones al respecto en el manual del propietario del vehículo, siga estas directrices:

  • No mezcles llantas de distintos tamaños. Las cuatro llantas deben estar identificados con el mismo tamaño.
  • No mezcles radiales con neumáticos de estructura diagonal. Los cuatro deben ser radiales o de estructura diagonal.
  • Comprueba que las medidas de la circunferencia exterior de los cuatro llantas no difieran más de 1 pulgada (25 mm) entre sí.
  • No mezcles tipos de dibujo de la banda de rodamiento, tales como para todoterreno y para todo tipo de clima.
Para mantener el índice de velocidad del vehículo, si cambia las llantas que poseen índices de velocidad, el repuesto debe ser del mismo índice que los originales, o mayor. El manejo de un vehículo de altas prestaciones puede ser distinto cuando las llantas de repuesto no poseen el mismo índice de velocidad. Consulta el manual del propietario del vehículo para identificar cualquier restricción en materia de índice de velocidad de la llantao que podría afectar el funcionamiento del vehículo.
No elijas nunca llantas de menor tamaño o capacidad de carga que los que venían originalmente con el vehículo. Siempre deben cambiarse las llantas por otras de idéntica designación de tamaño —o alternativas aprobadas— tal como recomienda el fabricante del vehículo o de las llantas. Encontrarás el tamaño correcto en la información de la puerta del vehículo o consultando con su revendedor Michelin local autorizado. Encontrarás el tamaño de las llantas actuales en las inscripciones de los flancos.

Información acerca de la empresa

Encontraras los precios sugeridos al publico de algunos productos aqui en nuestra pagina web en la busqueda de la llanta deseada. De igual manera puedes averiguarlo en los puntod de venta autorizados

Problemas relativos a las llantas

No. Michelin no recomienda manejar en esas condiciones si las llantas no tienen la tecnología Run Flat. Las llantas Michelin Run Flat poseen flancos reforzados diseñados para soportar la carga del vehículo en caso de una caída de presión y permitir seguir manejando hasta 80 km (según las condiciones de la via y del manejo) a una velocidad máxima de 80 km/h. Las llantas estándar no poseen esta tecnología.
El siniestro que provocan los daños por los riesgos en la via ocurre cuando se produce la rotura de una llanta como consecuencia de un pinchazo, golpe o rotura incurridos durante el curso del manejo normal en una ruta en buen estado de conservación. Los clavos, el vidrio y los baches son los ejemplos más comunes de riesgos en la ruta. No pases sobre objetos (p. ej., baches, piedras, cordones, metal, vidrio, etc.) que podrían causar daños internos a la llanta. El daño interno, que solo resulta visible al desmontar la llanta, puede ocurrir cuando pasa sobre un objeto. El uso continuado de una llanta que sufrió daño interno (que puede no ser visible desde el exterior) puede traducirse en una rotura peligrosa de la llanta. Para determinar el daño interno sospechado es preciso que un especialista en llantas lo desmonte del rin y lo examine.

Cuando la parte central de la banda de rodamiento se gasta más rápidamente que las superficies adyacentes, como posibles causas podemos mencionar: el neumático está demasiado inflado para la carga transportada, ancho insuficiente del aro, uso indebido, desgaste liso luego de hacer un trompo, rotación incorrecta, aceleración agresiva o inflado insuficiente para ciertos tipos de neumáticos, como los neumáticos de desempeño.

Si la profundidad del dibujo es de 2/32 pulgada (1,6 mm)"" o menos en cualquier ranura o si las correas o la capa de caucho debajo de la banda de rodamiento están expuestas, se debe cambiar el neumático. Si aún queda suficiente dibujo, verifique el ancho correcto del aro y el montaje en el vehículo, así como las presiones de inflado y rote los neumáticos para lograr un aprovechamiento máximo.

Cuando el hombro de la banda de rodamiento de un lado del neumático se gasta más rápido que la superficie adyacente de la banda de rodamiento, puede deberse a varias circunstancias, como la falta de alineación del tren delantero y/o trasero (ejemplo: convergencia o caída), la flojedad o el desgaste de los componentes de la suspensión, doblar a gran velocidad, prácticas incorrectas de rotación de los neumáticos, uso indebido, rutas muy abombadas o montaje irregular.

Si la profundidad del dibujo es de 2/32 pulgada (1,6 mm)" o menos en cualquier ranura o si las correas o la capa de caucho debajo de la banda de rodamiento están expuestas, se debe cambiar el neumático. Si aún queda suficiente dibujo, comprueba que el neumático esté bien montado y luego rota los neumáticos para lograr el máximo aprovechamiento.

Cuando la banda de rodamiento está gastada en uno o más puntos de la circunferencia de la llanta puede indicar que los frenos se bloquean o patinan, que el balanceo no es correcto, que hay una separación subyacente local, que los componentes de la suspensión están flojos o gastados, que el asiento/el montaje del talón son incorrectos, que hay progresión del corte/astillado/daño inicial de la banda de rodamiento por riesgos de la ruta, o contaminación química. La textura de la superficie puede haber presentado en un principio marcas de abrasión por haber patinado en la ruta, pero desde entonces puede haberse suavizado. Si utilizas llantas con un punto plano en una aplicación dual, piense en rotar un neumático 180 grados respecto del punto plano de la otra. Si la profundidad del dibujo es de 2/32 pulgada (1,6 mm)" o menos en cualquier ranura o si las correas o la capa de caucho debajo de la banda de rodamiento están expuestas, se debe cambiar la llanta Si la causa del punto plano no es evidente, el distribuidor debe comunicarse con nuestro departamento de atención al cliente.
El rebaje se produce cuando el margen del borde de rodamiento se redondea más de un lado y del otro es más agudo. Las causas más comunes de rebajes son el ajuste incorrecto de la convergencia o el deterioro de los bujes en la suspensión delantera. La convergencia debe ser lo más cercana posible a 0 para lograr un desgaste óptimo.  Deben inflarse las llantas a la presión indicada en la etiqueta adhesiva del interior de la puerta del conductor. El fabricante del vehículo ha determinado que esta presión es óptima para la carga, el comfort del viaje, el manejo, la resistencia a la rodadura y el desempeño por desgaste del dibujo.
El color cafe no es un defecto. Esta decoloración obedece a diversos factores. Una posibilidad es que las llantas contengan un agente antiozono en los compuestos de goma para retardar los efectos nocivos de la exposición al ozono del aire. Este ingrediente antiozono migra a la superficie de la goma y le da el aspecto de un polvo cafe. Es normal y técnicamente no representa ningún problema. Según el uso, con el tiempo desaparece. Otras causas posibles de la decoloración pueden ser sencillamente que se acumuló polvo del manejo normal o polvo de frenos generado por la abrasión de las pastillas de freno contra el rotor del freno. Esta última situación predomina más cuando los frenos son nuevos o fueron recién rebasados. En todos los casos, te recomendamos limpiar las llantas con jabón suave y agua.
Son muchos los factores que determinan el desgaste de la banda de rodamiento o la expectativa de vida útil: los hábitos y el estilo de manejo, la ubicación geográfica, el tipo de vehículo, de llanta, el estado de mantenimiento del vehículo y de las llantas, etc.

Por ello, es imposible precisar el kilometraje esperado. Nuestra garantía limitada cubre defectos de mano de obra y materiales por la vida útil de la banda de rodamiento o seis años a partir de la fecha de compra original, según cuál ocurra primero. No ofrecemos garantía de kilometraje por las llantas que vinieron originalmente en el vehículo. Le sugerimos hacer inspeccionar las llantas o el vehículo con un revendedor participante de su zona para determinar si existe quizá un problema mecánico o de mantenimiento que pudiera contribuir a un patrón de desgaste rápido o irregular.

Su satisfacción es importante para nosotros. Pídale a su distribuidor que se comunique con nosotros respecto de la inspección de las llantas pues queremos ayudarlo con cualquier inquietud.
Esta situación, a veces denominada ondulaciones del flanco, es una característica común de la construcción de una llanta radial, puramente visual, que no afecta el desempeño de la llanta. Estas depresiones son más perceptibles en la llanta de estructura radial más grande o ancha y se vuelven más visibles a presiones de inflado más altas. La unión del material de la estructura en el flanco puede causar una leve depresión o generar una apariencia ondulada en el flanco de la llanta cuando está inflado. No obstante, si se producen abultamientos en lugar de depresiones en el flanco de la llanta o si tiene alguna duda respecto de las depresiones del flanco, comunícate con un distribuidor para coordinar la inspección de la llanta.

La causa más común de ruido es la aparición de un patrón de desgaste desparejo o irregular en las llantas.

Te sugerimos hacer inspeccionar las llantas con un revendedor participante de tu zona. Para encontrar los distribuidores más próximos, consulta las páginas amarillas de la guía telefónica o ve a la sección de buscador de puntos de ventas en nuestro sitio web.

La causa más común es la presión incorrecta de inflado, doblar a gran velocidad, manejo frecuente de montaña, rotación incorrecta de las llantas o un rin demasiado ancho para la llanta. Las llantas de los vehículos de servicio de entrega comercial suelen experimentar este tipo de patrón de desgaste.  Si la profundidad del dibujo de la llanta es de 2/32 pulgada (1,6 mm)" o menos en cualquier ranura o si las correas o la capa de caucho debajo de la banda de rodamiento están expuestas, se debe cambiar la llanta. Si aún queda suficiente dibujo, verifica el ancho correcto del rin y el montaje en el vehículo, así como las presiones de inflado y rote las llantas para lograr un aprovechamiento máximo.
La separación entre la goma de la banda de rodamiento y la correa subyacente puede ser el resultado de un mantenimiento deficiente en materia de inflado, una presión de inflado, reparación o almacenamiento incorrectos, un exceso de carga, velocidad o calor, daño por algún impacto previo, corte o pinchazo de la banda de rodamiento o rodado sin aire. Una llanta que presenta estas características debe ser retirado de forma permanente de servicio.
En la industria de llantas se suele hacer referencia a esta situación como “rodado sin aire”, es decir una llanta que perdió el aire, fuere en forma lenta o por una pérdida inmediata y luego se lo sigue utilizando. Puesto que la llanta continúa operando o “rodando” con una pérdida considerable de aire, llega al estado "sin aire", en el que la desviación excesiva de la carcasa produce un daño interno considerable. Si persiste la pérdida de aire, el interior del flanco desviado puede frotarse contra sí mismo. Cuando la abrasión interna debilita la carcasa lo suficiente, puede provocar un pinchazo. Suele causar un daño adicional el corte del borde del rin relativamente filosa en la carcasa totalmente desinflada, al conducir tras el reventón, incluso una distancia corta que recorre el vehículo hasta la banquina.

No queremos decir que la llanta no tenía mantenimiento sino que perdió aire. Algunos de los muchos factores responsables de la pérdida de aire de las llantas son las penetraciones, los cortes, los enganches, las roturas por impacto, las fugas del vástago de la válvula, el montaje incorrecto, y otros. Si bien quizá no pueda determinarse con exactitud la causa de la pérdida de aire inicial, sabemos que el resultado es el daño por falta de inflado.
La vida útil de las llantas no puede medirse únicamente en kilómetros. Las llantas contienen diversos tipos de materiales y compuestos de goma, que poseen propiedades de desempeño fundamentales para el correcto funcionamiento de la llanta misma. Estas propiedades de los componentes evolucionan a través del tiempo. Para cada llanta, esta evolución depende de numerosos factores, como el clima, las condiciones de almacenamiento y utilización (carga, velocidad, presión de inflado, mantenimiento, etc.) a los cuales se somete la llanta durante su vida útil. Esta evolución relativa al servicio varía tanto que es imposible predecir con exactitud la vida útil de ninguna llanta.

Es imposible predecir cuándo habrá que cambiar las llantas solo partiendo de su edad calendario. Sin embargo, cuanto más antiguo la llanta más posibilidades de tener que reemplazarlo debido a la evolución relativa al servicio prestado u otras condiciones observadas en la inspección o detectadas durante la utilización.

Si bien en el caso de la mayoría de las llantas hay que cambiarlos antes de que lleguen a los 10 años, se recomienda reemplazar cualquier llanta con 10 años de servicio o más desde la fecha de fabricación ―incluidos las llantas de repuesto― como medida de precaución incluso si las llantas parecen utilizables e incluso si no llegaron al límite del desgaste permitido.

La garantía cubre defectos de mano de obra y materiales por la vida útil de la banda de rodamiento o 6 años a partir de la fecha de compra, según cuál ocurra primero. Sin el justificante de compra, el período de garantía es de 6 años a partir de la fecha de fabricación (indicado en el n.º DOT que figura en el flanco).
La vibración es signo de que el vehículo tiene un problema que requiere atención. Es preciso controlar las llantas, el sistema de dirección y el de suspensión para determinar la causa posible y subsanar la vibración. Si se hace caso omiso, la vibración puede causar un desgaste excesivo de las llantas y la suspensión. Incluso puede ser peligroso. Los distribuidores autorizados ofrecen diagnóstico y reparación especializados.

Un distribuidor Michelin participante debe realizar la inspección de las llantas. Una vez realizada la inspección por el distribuidor, infórmale que Michelin le ha indicado que debe comunicarse con nosotros al 1-800-847-3435 para hablar de la situación “delante de usted”. Los factores que pueden afectar el desgaste rápido de las llantas son:

  • el mantenimiento de las llantas (inflado y rotación)
  • el mantenimiento del vehículo (alineación y suspensión)
  • los estilos y hábitos de manejo
  • los materiales utilizados en la superficie de las rutas
  • la topografía de la superficie en la cual se maneja el vehículo.
Un ajuste incorrecto de la alineación puede perjudicar el manejo. Es posible verificar los ajustes tolerables de la caída, el avance de pivote y la convergencia en una hoja de mediciones impresa en el taller de alineación/llantas o el distribuidor de vehículos. 

Si las llantas se gastan de manera uniforme, la alineación es correcta y sigue habiendo un desvío, se debe entrecruzar las llantas delanteros (mientras la banda de rodamiento no tenga un diseño direccional) para ver si el desvío cambia de dirección. 

Debe hacerlo un distribuidor participante.
El material de las correas puede resultar visible en la base de las ranuras del dibujo por falta de inflado, de alineación, flojedad o desgaste de los componentes de la suspensión, doblar a gran velocidad, prácticas incorrectas de rotación de las llantas, uso indebido, rutas muy abombadas o montaje irregular.

Si el material de las correas está a la vista, debes cambiar la llanta.